fbpx
Colors: Yellow Color

Como resultado de la alerta mundial por el contagio del coronavirus y ante el caso confirmado en Barcelona en las últimas horas, Gervasio Malagrida debió suspender sus presentaciones en España.
Barcelona esperaba una vez más la actuación del músico misionero pero, evitar las aglomeraciones en shows y competencias de diversa índole, está entre las medidas preventivas de la proliferación de esta epidemia cuya aparición preocupa a nivel mundial

 

El capitán argentino fue galardonado con el Premio Laureus junto al piloto británico Lewis Hamilton, campeón de la Fórmula 1. El mensaje del delantero.

Cuando pareciera que ya no le quedan logros por conseguir o récords que romper, Lionel Messi siempre vuelve a hacer historia. Esta vez, el argentino fue tapa de todos los diarios al convertirse en el primer futbolista y argentino que obtiene el Premio Laureus, "El Oscar del deporte".

Fue bastante particular la entrega del galardón que se celebró en una gala realizada en Berlín. Es que por primera vez, dos deportistas compartieron el premio: además del delantero del Barcelona, el otro que terminó primero en la votación fue el piloto británico Lewis Hamilton, campeón de la Fórmula 1. Ambos quedaron por encima de otros candidatos como el tenista Rafael Nadal, el piloto de Moto GP Marc Márquez, el maratonista Eliud Kipchoge y el golfista Tiger Woods.

"Buenas noches, pedir perdón por no estar presente. Me hacía mucha ilusión por lo que significa. Este es un premio muy especial y me siento honrado por ser el primero futbolista en ganarlo a nivel individual", manifestó el capitán de la Selección Argentina a través de un video que fue mostrado en el evento. Carles Puyol, su ex compañero en el equipo catalán, fue quien se acercó a recoger su premio.

Y señaló: "Es un placer enorme ser parte de esta entrega. Quiero agradecer a mis compañeros, a mi familia y a la gente que me sigue. Un saludo muy grande a todos, que sigan disfrutando de esta fiesta".

 

Al ser distinguida también como mejor largometraje internacional, obtuvo lo que nunca antes se había conseguido: el premio doble. Y Bong Joon-ho se quedó con la estatuilla como mejor director. Entre los actores, Joaquin Phoenix y Renée Zellweger se alzaron con los premios principales. Brad Pitt y Laura Dern, los de reparto. Además, la 92° entrega de la Academia de Hollywood tuvo un toque argentino...

La noche del domingo 10 de febrero no será una más para la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. Porque Parasite, la obra maestra del director Bong Joon-ho, no solo es la primer película en habla no inglesa en conseguir el premio mayor en los Oscar, sino que también obtuvo la estatuilla como mejor película internacional. A lo largo de la historia 11 filmes obtuvieron esta doble nominación; solo Parasite se quedó con ambos. Y Bong, además, fue nombrado mejor director. El filme cosechó una estatuilla más, la correspondiente a guión. Cuatro Oscar para un país (Corea del Sur) que nunca había cosechado ni uno solo. ¿Sorpresa? No tanto... Profunda, conmovedora y sensible, por si fuera poco interpela al espectador con su problemática. Estamos ante una joya del séptimo arte. ¡Enhorabuena!

La gala en el Dolby Theatre de Los Ángeles había comenzado con un musical de la actriz y cantante Janelle Monae. Y al igual que sucedió en la anterior edición, no contó con un único anfitrión: fueron los propios actores y actrices quienes se encargaron de anunciar a los ganadores. Apelando al humor, Steve Martin y Chris Rock abrieron la ceremonia luego del show de Monae. Y por supuesto, bromearon al respecto. “Los dos fuimos anfitriones, pero ya no lo somos. Esto es un paso hacia atrás...”, dijeron, entre risas. “Está Brad Pitt. Lo veo y es como mirarme al espejo”, confesó Rock. “Me encantó la primera temporada de El Irlandés”, le dijeron a Martin Scorsese, apelando a la extensa duración de la película de Netflix.

Anunciado por Regina King, mejor actor de reparto fue la primera estatuilla entregada. Y el ganador... ¡Brad Pritt! “Gracias. Es un honor de honores... La industria del cine no sería tan buena sin (Quentin) Tarantino”, destacó Pitt sobre el director de Había una vez... en Hollywood. “¡Para mis hijos! Los adoro”, cerró un discurso que pareció cumplir los 45 segundos pedidos por la organización: “Es más que lo que el Senado (norteamericano) le dio a John Bolton”, lamentó.

Al igual que la distinción para Brad, el premio para mejor película animada también fue el que se esperaba: se lo llevó Toy Story 4. “Es una carta de amor a la familia", aseguraron sus realizadores sobre la historia, ya un clásico. Enseguida vino el premio a cortometraje animado: la deliciosa Hair Love, cuyos seis minutos están disponibles en Youtube, se quedó con el galardón. Y en el discurso de sus creadores vino la primera mención a Kobe Bryant: le dedicaron la estatuilla al difunto basquetbolista.

Pero quizás mejor actor principal se supo apenas conocidas las nominaciones, a mediados de enero. Y fue ratificado en la ceremonia, ya pasada la medianoche. Hablamos de Joaquin Phoenix, obviamente, y su conmovedor Joker. “El mejor obsequio es usar nuestra voz para los que no tienen voz -anunció en el preámbulo de un discurso muy comprometido-. Pensé en los temas agobiantes que enfrentamos. A veces uno siente que defiende causas diferentes, pero veo un evento común: ya hablemos de igualdad de género, racismo o derechos de los animales, es la lucha contra la injusticia". Acercó entonces un mensaje en favor de la ecología al advertir que “nos hemos desconectado del mundo natural”. Y sobre el final rememoró -sin nombrarlo- a su hermano, el recordado actor River Phoenix, quien murió en sus brazos.

Cuando Renée Zellweger fue nombrada como mejor actriz por Judy, sobre la vida de la artista Judy Garland, casi no sorprendió a nadie: lo suyo es brillante. Renée (ya ganadora como mejor actriz de reparto por Cold Mountain en 2003) consideró que su premio es “una extensión del legado” de la actriz y cantante que interpretó en el filme, y dijo: “Señora Garland, usted es una de esas heroínas que nos distinguen”. En unas palabras confesionales, fue más allá. "Esta es una de las experiencias más significativas de mi vida”, dijo respecto a su papel, luego de enaltecer a las colegas que la acompañaron en la terna. “Y a todos mis compañeros inmigrantes que creyeron en el sueño americano”.

Diane Keaton y Keanu Reeves presentaron... ¡Momento! Porque no se trata de una dupla más: años atrás se afirmó -con mucha insistencia- que los actores habían sido pareja, lo que nunca fue confirmado. Por lo pronto, al anunciar el premio a mejor guión, entre Diane y Keanu se percibió una gran complicidad. Al fin, lo importante: Parasite se quedó con ese galardón, y a Keaton casi se le cae el sobre al abrirlo (a un paso del blooper). Sería el paso inicial del camino a la gloria... “Es el primer Oscar para Corea del Sur”, contó a puro orgullo Bong Joon-ho, ¡sin sospechar todo lo que vendría después!

Pero era una obviedad que Parasite se alzaría como mejor película internacional. Así fue como, rato después, Joon-ho volvió al escenario para recibir el segundo Oscar personal, y el segundo para su país, claro. Acompañado por su traductora, pidió un aplauso para el elenco de la película, presente en el Dolby Theatre. “¡Gracias! Estoy listo para otra vuelta de esto...”, concluyó Bong, ilusionándose con el premio mayor.

Redobló la apuesta -o más bien, el sueño- al ser elegido como mejor director. Y subió por tercera vez para recibir... bueno, ya saben. “Cuando gané como mejor película internacional pensé que ya estaba terminado y estaba listo para relajarme”, sonrió Joon-ho, y provocó la gran ovación de la noche: todos se pusieron de pie para aplaudir a Scorsese cuando el surcoreano contó que de joven estudiaba sus filmes. Además, resaltó que Tarantino elogiaba sus películas en los años en que a Bong no lo conocían en Estados Unidos. “Me gustaría partir el Oscar en cinco pedazos para compartirlo con ustedes”, confesó el director, deshaciéndose en elogios para sus compañeros de terna. Y habló tanto que se quedó sin palabras: prefirió que fueran los actores y productores los encargados en pronunciar los discursos en el final de la noche, cuando Parasite se adueñó del premio más importante.

“Estoy sin palabras: nunca imaginamos que esto sucedería... -dijo la productora Kwak Sin Ae-. Estoy sumamente agradecida, y también expreso mi respeto por todos los miembros de la Academia por tomar esta decisión”. Hollywood acababa de colocar en el primer lugar a una película de Corea del Sur, relegando -como se verá después- a otros tanques norteamericanos. Lo dicho: jornada histórica.

Cuando el editor sudafricano Andrew Buckland agradeció el premio como mejor montaje por ’Ford vs. Ferrari′, sorprendió con un saludo especial: ‘¡Para mi familia en Argentina!’, gritó
El mejor guión adaptado fue para Jojo Rabbit, la película sobre el niño alemán que tiene a Adolf Hitler como amigo imaginario. “Se siente liviano, creí que pesaba más -bromeó el director Taika Waititi al tener la ansiada estatuilla entre sus manos-. Gracias a toda la gente que quiero agradecer... Pero no recuerdo". No obstante, el neozelandés sí recordó a quién debía: "Agradezco a mi mamá por darme el libro que adapté. Sino, no hubiera habido película”.

Promediando la ceremonia se distinguió a la mejor actriz de reparto: con su impecable interpretación de una abogada en Historia de un matrimonio, Laura Dern se consagró con su primer Oscar (ya había sido nominada en otras dos ocasiones). “Dicen que no debes conocer a tus héroes, pero si tienes la bendición, son tus padres. ¡Ellos son mis héroes!”, dijo casi entre lágrimas una Dern que este lunes 10 de febrero cumplirá 54 años. Y que en el filme de Netflix realiza un contundente monólogo sobre el patriarcado que quedará en la memoria.

¿Cuál es el mejor cortometraje de acción real? The Neighbor’s Window, de Marshall Curry, que aborda una problemática muy actual: la conexión que sentimos hacia la vida de las personas desconocidas. En una categoría de lo más diversa -con realizaciones de distintos países- el mejor documental es American Factory, de producción norteamericana. Se detiene en un multimillonario chino que decide abrir una fábrica en la base de una planta abandonada de General Motors, en Ohio. Como mejor cortometraje documental ganó Learning to Skateboard in a Warzone (If You’re a Girl).

Joker -la favorita de muchos- obtuvo su primera estatuilla en la gala con la mejor banda sonora. Llegó a la gala con 11 nominaciones; se fue triunfadora en tan solo dos. Más pobre fue la cosecha de El Irlandés, la esperanza de Netflix: pese a su decena de nominaciones no se llevó nada. Historia de un matrimonio, también producida por el gigante del streaming, ganó una sola estatuilla de seis posibles. La Academia pareció darle la espalda a Netflix.

¿Mejor canción original? “(I’m Gonna) Love Me Again”, de Rocketman, la película basada en la vida de Elton John. Y compuesta, por supuesto, por el genio británico.

Entre los premios técnicos, diseño de producción fue para Había una vez... en Hollywood; el filme de Tarantino exhibe una impecable reproducción de Los Ángeles de los 60. En ese mismo sentido, Mujercitas se quedó con la estatuilla por diseño de vestuario: los trajes de época de la nueva adaptación de la novela de Louisa May Alcott son maravillosos. Por su parte, tanto mejor mezcla de sonido, fotografía y efectos especiales fue para la bélica 1917, de Sam Mendes, que transcurre en la Primera Guerra Mundial; la manera en la cual está realizada -simulando un plano secuencia a lo largo de toda la película- es realmente impactante.

Ford vs. Ferrari se llevó el galardón como edición de sonido: el ruido de los motores del filme de Matt Damon y Christian Bale es una sinfonía que invita a cerrar los ojos frente a la pantalla y que sea un mimo para los oídos. También se quedó con montaje, y al recibir el premio, el editor sudafricano Andrew Buckland sorprendió con un saludo especial: “¡Para mi familia en Argentina!”. Sucede que su mujer, Mar Azcue, nació en nuestro país; ahora viven en California con su hijo, Lucas.

Uno de los momentos más especiales de la noche ocurrió bien temprano cuando las 11 artistas que interpretaron a Elsa en Frozen 2, en el doblaje en distintos idiomas, entonaron el tema “Into the Unknown”, vinculado con un canto tradicional de Noruega.

Hubo un musical que fue directo a la nostalgia. Porque luego de un clip que recopilaba distintas canciones clásicas del cine (como Rocky, Volver al futuro y Dirty Dancing, entre otras), apareció en escena Eminem para interpretar su exitoso “Lose Yourself”, de la 8 miles, el filme que lo tenía como protagonista junto a la recordada Brittany Murphy.

La gran noche había comenzado a las 20.30 con la alfombra roja, con la conducción de la misma dupla que tuvo a su cargo los Globos de Oro: Axel Kuschevatzky y Lety Sahagún. Para esta edición, se desplegó una alfombra de casi 300 metros de largo por 20 de ancho, que sufrió una inclemencia climática: la lluvia complicó las cosas...

En la red carpet, la actriz Natalie Portman lució un vestido que tenía grabados los nombres de distintas directoras, en una clara muestra de disconformidad ya que en la categoría mejor director solo hay referentes masculinos. Ya en la ceremonia, Steve Martin y Chris Rock -dos de los anfitriones- hicieron hincapié en esta circunstancia.

El director Spike Lee, por su parte, también le rindió tributo a Kobe Bryant en un esmoquin con los colores de Los Ángeles Lakers y el número 24 que usara el inolvidable deportista.

Quedamos tan manija con el suceso de "Parasite", que armamos una lista con otras grandes películas surcoreanas que podés ver en la pantalla de la N roja.

El reciente triunfo de “Parasite” (Gisaengchung, 2019) y Bong Joon-ho en la última entrega de los Oscar, despertó un ávido interés por el cine surcoreano y sus realizadores, que vienen dejando su huella desde hace décadas, pero admitamos que empezaron a sobresalir en los últimos veinte años gracias al éxito comercial local y su paso por los circuitos festivaleros.

Un cine cargado de crítica sociopolítica, conflictos de clases, sátira, acción, drama y misterio, porque nos les quedó género por recorrer, ni tema que abordar en todo este tiempo. Si tenés ganas de explorar un poco más esta cinematografía, te dejamos cinco películas disponibles para ver en la gran N.

INVASIÓN ZOMBIE (BUSANHAENG, YEON SANG-HO, 2016)

 

El director Yeon Sang-ho logra balancear el gore, las tripas y el lado más humano en esta historia de muertos vivos que, además de unos cuantos sustos, habla sobre la naturaleza del hombre y, de paso, mecha algunos conflictos sociopolíticos locales. Seok Woo es un padre súper trabajador que, tras un divorcio complicado, tiene a su cargo el cuidado de su pequeña hija. En el tren de camino a casa de mamá, advierten que algo terrible le ocurre a la gente que, de la nada, comienza a comportarse de forma bastante violenta. Pronto, los pasajeros de la formación empiezan a experimentar esta masacre en carne propia y deben unirse para sobrevivir a los ataques de estos muertos que caminan.

BURNING (BEONING, LEE CHANG-DONG, 2018)

 

Lee Chang-dong toma como punto de partida “Barn Burning” -un relato corto de Haruki Murakami- para hilar este drama de misterio protagonizado por Yoo Ah-in, Steven Yeun y Jeon Jong-seo. Lee Jong-su es un joven aspirante a novelista obligado a realizar los peores trabajos. Un día, en Paju, se cruza con Shin Hae-mi, ex vecina y compañera de escuela que, tras una breve charla, le pide si puede cuidar a su gato durante un viaje que va a realizar por África. El pibe accede, aunque jamás ve al animal, y esto no es lo más extraño. A la vuelta, la chica le presenta al carismático Ben -a quien conoció varada en un aeropuerto-, un personaje misterioso con un hobby bastante bizarro. Pista: remítanse al título.

EL HUÉSPED (GWOEMUL, BONG JOON-HO, 2006)

 

A Bong Joon-ho le gustan las criaturas extrañas, y mucho antes del Oscar por “Parasite” (2019) o de asociarse con la gran N para la realización de “Okja” (2017), nos deleitó con este relato fantástico: una mezcla de terror, ciencia ficción y un poco de humor negro, centrado en la familia de Park Hee-bong, un hombre bastante pobre y entrado en años, que debe lidiar con un par de hijos inmaduros, una hija experta en arquería y su pequeña nieta, que un día de la nada es secuestrada por un monstruo marino que emerge de las profundidades del río Han. Los Park quedan desolados, pero tras averiguar que la nena sigue con vida, van a dejar sus diferencias de lado y tratar de rescatarla a toda costa.

 

PANDORA (PARK JONG-WOO, 2016)

 

Drama, acción y cine catástrofe se dan cita en esta historia centrada en Jae-hyeok, hombre de familia que vive en un pueblito coreano y trabaja en la planta de energía nuclear local. Otro de los empleados se encuentra bastante preocupado sobre las condiciones del lugar, pero el gobierno no hace caso a los reclamos, hasta que un terremoto golpea la zona y provoca una gran explosión en este pseudo Chernóbil. El caos se apodera del país, que no quiere que el desastre radioactivo se propague. Así, Jae-hyeok y sus compañeros deciden volver a la planta y evitar una hecatombe de proporciones bíblicas.

26 YEARS (26 NYEON, CHO GEUN-HYUN, 2012)

 

Basado en un cómic bastante popular del caricaturista Kang Full, este thriller dramático cuenta la historia de cinco personajes ordinarios. Una tiradora deportiva, un mafioso, un policía, un hombre de negocios y el directivo de una firma de seguridad privada unen fuerzas para asesinar al responsable de una masacre perpetrada en Gwangju en mayo de 1980, donde a las tropas se les ordenó abrir fuego contra los civiles que protestaban en contra el gobierno, dejando miles de víctimas en el camino. Kwak Jin-Bae (Jin Goo) es un gánster que perdió a su padre en Gwangju, y el líder de este plan revanchista que le toca de cerca a cada miembro del equipo.

Subcategorías