fbpx

viüMi posteo para medios

Meghan Markle y el Príncipe Harry, los duques de Sussex, anunciaron este miércoles su decisión de retirarse de la realeza británica y que vivirán entre el Reino Unido y América del Norte.

El cambio en su vida incluirá, por supuesto, modificaciones en sus finanzas pues, según el diario Daily Mail, podrían perder unos 2 millones de libras esterlinas (más de USD 2.6 millones) que la corona les destinaba cada año para sus gastos.

De acuerdo con ese portal, no era un secreto que la pareja había considerado cuál sería su futuro en la corona británica, sobre todo después de pasar un complicado año bajo el escrutinio público, que incluyó críticas por los gastos en sus viajes al extranjero.

Ahora son varias las interrogantes que abre la decisión de los duques y quizás la más importante sea ¿cómo financiarán su vida en Canadá?
También está la pregunta de si los contribuyentes británicos seguirán financiando su estilo de vida y quién pagará por la seguridad de los duques una vez que su muden

Según el análisis de Daily Mail, Toronto podría ser la ciudad elegida por Meghan y Harry para pasar gran parte de su tiempo, pues fue ahí donde disfrutaron de los primeros meses de su romance, antes de que se hiciera público al mundo, en octubre de 2016.

También es esa la ciudad donde Meghan se sintió como en casa después de filmar ahí la serie Suits durante siete temporadas.

Sus patrimonios podrían ayudarles a solventar una vida acomodada en Norteamérica. Se estima que el de Harry es de USD 39 millones (26 de los cuales heredó de la princesa Diana) y Meghan tendría unos USD 5 millones.