fbpx
Colors: Cyan Color

La marihuana incautada en la Toyota Hilux este domingo por la mañana en cercanías al acceso de la localidad de Loreto, dio un pesaje total de 827 kilos con 900 gramos y un aforo total de lo secuestrado de aproximadamente $53.147.700.

En un operativo encabezado por el jefe de Policía, Crio. Gral. Zenón Cabrera y el subjefe, Crio. Gral. Carlos Miguel Merlo, la camioneta y el estupefaciente, fueron depositados en la comisaría de San Ignacio, conforme lo ordenado por el Juzgado Federal de Posadas.

IMG 20200531 WA0021

Todo sucedió a las 6.45 hs cuando el conductor de la camioneta, evadió bruscamente un control vehicular en el kilómetro 1395 de la Ruta 12, en sentido de circulacion San Ignacio-Loreto. Así, se realizó una persecución que finalizó en el kilómetro 1389, cuando la Toyota Hilux 4x4 Turbo Intercooler, terminó en la banquina por una mala maniobra.

El ocupante del rodado abandonó la carga, huyó a pie hacia un monte cercano, perdiéndose en la espesa vegetación.

Se pudo precisar tras peritajes y consulta con la base de datos de la Policía, que la camioneta tiene adulterada la numeración de chasis, el cual se encuentra registrado en la provincia de Mendoza.

IMG 20200531 WA0030

Trabajaron en el lugar, efectivos de la división Toxicomanía de la Unidad Regional XIII, jefes de ese Comando Regional, personal de diferentes comisarías y unidades especiales que prestaron apoyo y peritos de Criminalística. Se continúa con la investigación del hecho y los trámites de rigor.

Este martes por la noche, en zona del barrio Santa Cruz de Garupá, en un camino de tierra frente a una panadería de la ruta 105, policías detuvieron a Nicolás F. de 28 años, secuestraron una motocicleta Zanella Cecatto de 250 cc y también 781 gramos de marihuana.

Los efectivos recorrían el barrio pasadas las 21.30 hs., cuando visualizaron una persona a bordo de una moto en actitud sospechosa incumpliendo presuntamente el aislamiento obligatorio, por lo que lo identificaron.

El motociclista intentó huir, pero fue interceptado y en su poder incautaron dos frascos con una sustancia amarronada, la que dio positivo para cannabis sativa al realizarse el test orientativo.

El Juzgado Federal, ordenó el secuestro de la droga, la motocicleta, el teléfono celular del joven y se notifique motivo de detención al implicado.

La Policía de Misiones detuvo este jueves a un hombre de 30 años y a una mujer de 28 presuntamente implicados en una falsa denuncia de robo de 600 mil pesos.

Habían denunciado que fueron abordados por "Motochorros", sin embargo, los investigadores se percataron a través de cámaras, que no existió el delito mencionado.

En la denuncia, ambos señalaron que el pasado martes 26, iban camino a un banco a depositar la suma de dinero antes mencionada, y que en la intersección de las avenidas Chacabuco y Tomas Guido, habían sido interceptados por los maleantes que les sustrajeron el botín y se dieron a la fuga.

Por ello, personal de la Dirección de Cibercrimen y División Investigaciones de la Unidad Regional I, inició una exhaustiva investigación del caso y a través de extractos fílmicos de las cámaras de seguridad instaladas en el lugar, estableció que el relato de los denunciantes era totalmente falso y nunca existió tal hecho.

Tras consultas con el Juez de Instrucción N°1 de Posadas, Dr. Marcelo Cardozo, se procedió a la detención de los implicados que fueron alojados en sede policial donde se les instruyen las causas por “falso robo” y “falso testimonio”. En tanto, se siguen con las tareas investigativas a fin de hallar el dinero.

En el barrio Los Paraísos, a las 03:30 horas de este martes, efectivos de la División Toxicomanía de la Unidad Regional IX, secuestraron 10 panes de marihuana que arrojaron 6 kilos 677 gramos.

Los policías hacían investigación en la zona, cuando observaron que por una calle de tierra, circulaba una motocicleta sin dominio colocado, guiada por una persona de sexo masculino que al ver el móvil policial, se dio a la fuga y arrojó una mochila.

Dentro del bolso, hallaron los 10 panes. Luego de hacer el test correspondiente, por disposición del Juzgado Federal de Oberá, se trasladó la droga a sede de Toxicomanía donde se realizó el pesaje.

En el procedimiento colaboró personal del Comando Radioeléctrico y de la División Criminalística.

Se trata de Antonella Itatí G. (14), quien se ausentó de su domicilio ubicado en la Chacra 147, según denunció su madre Griselda V. (30) en la Comisaría de la Mujer Oeste de Posadas.

Luego de averiguaciones, la menor fue hallada este miércoles por la tarde en un domicilio de Villa Mosquito de la localidad de Candelaria y por ello, se diligenció su traslado a Sanidad Policial para el examen médico correspondiente.

Una vez finalizados los trámites de rigor, la adolescente volverá a su hogar junto a su madre para cuidado y resguardo.

El fallecimiento por causas naturales se produjo este lunes por la tarde en el geriátrico “Del Rosario”, ubicado en la calle Arias al 2600, de dicho partido del noroeste del Gran Buenos Aires, donde el odontólogo se hallaba internado desde principios de marzo último, según indicó el director del establecimiento a la policía de la jurisdicción.

El cuádruple femicida platense Ricardo Barreda, uno de los principales protagonistas de la historia criminal argentina tras asesinar a su esposa, sus dos hijas y su suegra en 1992, murió hoy a los 83 años a raíz de un paro cardíaco en un geriátrico del partido de José C. Paz en el que se hallaba alojado desde hacía varios meses con problemas de próstata y afectado por el mal de Alzheimer.

El fallecimiento por causas naturales se produjo cerca de las 14 de esta tarde en el geriátrico “Del Rosario”, ubicado en la calle Arias al 2600, de dicho partido del noroeste del Gran Buenos Aires, donde el odontólogo se hallaba internado desde principios desde el 10 de marzo último, según indicó el director del establecimiento a la policía de la jurisdicción.

Fuentes de ese geriátrico aseguraron a Télam que, si bien su estado de salud era delicado, Barreda estaba estable, se alimentaba normalmente y no había expresado molestias, aunque pasado el mediodía el cuadro empeoró y finalmente falleció

El odontólogo había llegado hasta ese geriátrico en el que apenas era visitado por un allegado, tras permanecer varios meses internado en el Hospital Eva Perón de San Martín, partido en el que había fijado su último domicilio.

A mediados del año pasado, antes de que su estado de salud empeorase, Barreda mantuvo un encuentro con un periodista que lo entrevistó en las calles de ese distrito y dijo que estaba “muy arrepentido” de haber asesinado a su esposa Gladys McDonald (57); a sus dos hijas, Cecilia (26) y Adriana (24); y a su suegra Elena Arreche (86); pero que no quería “revolver” el pasado.

Este cuádruple crimen fue cometido el 15 de noviembre de 1992, en su casona de calle 48 entre 11 y 12 de La Plata, donde Barreda residía con las víctimas y que actualmente se encuentra en estado de abandono total.

El odontólogo primero negó la acusación en su contra e intentó hacer pasar el hecho como un robo a su casa, pero finalmente confesó, y en 1995 fue condenado tras un juicio oral a reclusión perpetua por triple homicidio calificado y un homicidio simple.

En el juicio, el propio Barreda contó que el desencadenante fue cuando su esposa le dijo: "Andá a limpiar que los trabajos de conchita son los que mejor te quedan, es para lo que más servís”.

Según contó él mismo en el debate, los homicidios fueron una reacción suya a los maltratos y humillaciones que recibía de todas ellas.

“Lo siento por mi hija más chica, que fue a la que menos le di y de quien más recibí”, declaró en aquel debate oral que terminó con él en la cárcel, donde con los años se dedicó a estudiar Derecho.

Recién en mayo de 2008 Barreda abandonó la Unidad Penal 9 de La Plata al ser beneficiado con un arresto domiciliario y se fue vivir con su nueva pareja, Berta "Pochi" André, quien murió en julio de 2015 como consecuencia del deterioro de su salud a raíz de graves problemas neurológicos.

En diciembre de ese mismo año, y luego de varias idas y vueltas judiciales, Barreda recibió la libertad condicional, mientras que en mayo de 2016 se declaró "extinguida la pena impuesta" y se hicieron "cesar las accesorias legales impuestas".

A partir de esta resolución, Barreda quedó en plena libertad y ya no tuvo que ser controlado por la Justicia.

Pero poco después de haber quedado absolutamente libre, Barreda se presentó solo en un hospital de la localidad de General Pacheco con una identidad falsa y visiblemente desmejorado, donde permaneció internado durante 457 días.

En ese momento, los médicos informaron que el odontólogo padecía "un cuadro de salud mental"; tras lo cual Barreda tuvo problemas con algunas enfermeras que denunciaron que las maltrataba.

Al salir de ese hospital en julio de 2017, el odontólogo fue enviado a una pensión de General Pacheco y finalmente se mudó a San Martín.

Sin embargo, en 2018, Barreda volvió, sólo por unas horas, a la casona donde cometió la masacre pero para acompañar a un equipo periodístico que pretendía realizar una reconstrucción de los hechos.