Hoy les dieron el alta del hospital y hablaron en una conferencia de prensa. Los detalles.
Los 12 chicos y su entrenador rescatados tras pasar más de dos semanas atrapados en una cueva del norte de Tailandia recibieron este miércoles el alta en el hospital de Prachanukroh de Chiang Rai y, apenas salieron, le hablaron al mundo.

La conferencia de prensa -que se pautó que duraría 45 minutos y fue transmitida por la televisión local- comenzó pasadas las 8 de la mañana de Argentina. El equipo de fútbol infantil se presentó y Ake, el entrenador, de 25 años, fue el primero en hablar. Los tres oficiales de la Marina tailandesa que se quedaron con los chicos en la cueva estaban junto a ellos.

BJ yZ32QX 720x0 1

La primera pregunta de uno de los periodistas fue directo al inicio del rescate, cuando fueron encontrados, tras 9 días a oscuras y sin comida: "¿Cómo fue cuando vieron a los buzos británicos?". Dul, el único de los chicos que sabe inglés, dijo que escucharon a alguien hablando y, "sin poder creer que hubiera alguien allí". Mick, que tenía una linterna, se acercó a los buceadores británicos.

"Cuando uno de ellos emergió, le dije 'Hola'", dijo Dul. Y todos aseguraron que se sorprendieron de que el buzo no fuera tailandés. "Este fue un momento milagroso", aseguró. Le respondió: "Estamos bien" y "Hambre, hambre".

Sy56fcQQ7 720x0 1

Cuando les comunicaron a los dos buzos británicos que los 13 estaban a salvo en la cueva, uno de ellos exclamó: "¡Brillante!".

El entrenador Ake le pidió a Dul que tradujera lo que los buzos británicos estaban diciendo. Y recuerda que Dul instó a sus amigos a ser pacientes.

El chico recuerda haberle dicho a los buzos que habían estado en la cueva durante 10 días. Sus cerebros eran muy lentos en ese momento, aseguró.

Respecto a por qué entraron a la cueva, el entrenador dijo que fue acordado entre todos. "Nunca habíamos estado en la cueva. No entramos por el cumpleaños de Nite", aclaró, como había trascendido.

rkLFhhhXQ 720x0 1

"Vimos entrar agua en la cueva y quisimos salir. Sabíamos que estábamos atrapados en nuestro camino de regreso. Tuvimos que nadar. Todos podemos nadar. No era cierto que no sabíamos nadar, después del fútbol hacemos actividades de natación", aseguró.

Pero no se dieron cuenta de cuán lejos estaban de la boca de la cueva. El entrenador recordó que uno de los chicos gritó y preguntó si estaban perdidos, a lo que Ake le respondió que no y que iban a poder salir con cuerdas.

"¿En qué pensaron cuando tenían hambre?", fue otra de las preguntas. Uno de los nenes contestó: "En arroz frito". Sobre los días que pasaron solos, el entrenador dijo que escuchaban "el agua que se elevaba hacia nosotros. Subió casi 3 metros. No podíamos escuchar la lluvia afuera".

Skhe 23m7 720x0 1

Los chicos tailandeses cavaron con piedras en busca de una salida de la cueva. "Nos turnábamos", aseguró Ake. Habían avanzado "tres o cuatro metros" en busca de una salida de la gruta. "Bebimos el agua que caía de las rocas", explicó Pornchai Khamluan, de 15 años, antes de ser encontrados.

"¿Qué lecciones aprendieron de esto?", fue otra de las preguntas. El entrenador contestó: "Mi lección es que realmente apreciamos toda la amabilidad de la gente. Tenemos que ser más cuidadosos y verificar las actividades". Uno de los nenes, en tanto, hizo una promesa: "Ser una buena persona, un buen ciudadano".

Adul dijo que fue una experiencia inesperada que "me ha enseñado a no vivir cruelmente. A partir de ahora viviré mi vida con más cuidado".

"¿Volverían a la cueva?", preguntaron. Y la respuesta sorprendió: Ake dijo que sí, con un guía. Uno de los nenes, en cambio, dijo que no.

Respecto a quién decidió qué chico sería rescatado primero, Ake aclaró que "nadie compitió" y bromeó con que los que vivían más lejos de la cueva fueron elegidos primero. "Los chicos eran considerados igual de fuertes", dijo un médico. Todo se redujo, sostuvo, a quién fue el primer voluntario.

Una de las últimas pregunta fue la más difícil: "¿Harán un tributo con monjes para Kunan, el buzo que murió durante el rescate?". Ake confirmó que "ése es el plan" y que se sienten "responsables por su muerte, por la pérdida de esa familia". En ese momento, un retrato del ex miembro de la Marina, de 38 años, que se presentó voluntariamente para participar del operativo, fue llevado hasta el escenario. "Le agradecemos desde el fondo de nuestro corazón", dijo el más joven de los nenes. Y todos levantaron las manos ante la consulta de si a futuro formarían parte del cuerpo de elite de la Marina tailandesa.

Respecto a si se les otorgará la ciudadanía tailandesa a los cuatro nenes apátridas, un funcionario regional aseguró que "los documentos ya han sido enviados" y que el rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, les "envía sus mejores deseos". Antes de alejarse del escenario donde estuvieron sentados vestidos como futbolistas, y con un altar de Buda a un costado, los chicos se inclinaron frente a un retrato del rey.

H1Ab3227X 720x0 1

Este fue el primer contacto del grupo con los medios luego del alta médica. Estaban internados por infecciones respiratorias menores en el hospital de Chiang Rai desde que fueron rescatados, en tres tandas, entre el 8 y el 10 de julio.

No fue una conferencia de prensa usual. El departamento de relaciones públicas de la provincia de Chiang Rai pidió ver las preguntas con antelación y luego se las enviaron a psiquiatras para que las revisaran. El programa de televisión en el que se grabaron las respuestas de los chicos, llamado "Enviando a los Jabalíes Salvajes a casa", se emitió en las principales cadenas de TV.

Las autoridades tailandesas prepararon la conferencia de prensa para que los chicos respondieran todas las dudas sobre el rescate milagroso y así bajar la presión mediática sobre ellos. Para autorizarla necesitaron el visto bueno de los médicos y psicólogos que los atendieron estos días.

El gobierno de ese país consideró que el grupo debía volver lo antes posible a su vida normal y que, de ahora en más, eviten convertirse en el centro de los medios de comunicación.

Los chicos, de entre 11 y 16 años, y el entrenador, de 25, recuperaron los entre 2 y 3 kilos de peso que habían perdido mientras estuvieron atrapados en la cueva de Tham Luang, donde entraron el 23 de junio tras completar un entrenamiento de fútbol. Una súbita tormenta inundó el camino de salida de la gruta y no pudieron salir.

Los 13 estuvieron nueve días perdidos y sin alimentos hasta que los encontraron a cuatro kilómetros de la entrada, el 2 de julio, y finalmente fueron rescatados en tres días: el 8 de julio salieron cuatro; el 9, otros cuatro; y el martes 10, los cinco restantes.

Los equipos de búsqueda y rescate, en los que participaron más de mil personas, los sedaron y transportaron en camillas y bajo el agua en los tramos inundados hasta la boca de salida de la caverna.